Una Historia de Navidad

¿Qué harías si tu esposa te dijera que su regalo esta Navidad es decirte que está embarazada del bebé de otro hombre? La única forma de comprender realmente el significado de la Navidad es comprender al hombre que recibió este mensaje, el padrastro del Hijo de Dios nacido en un pesebre, el hombre José, el novio comprometido de la Virgen María. ~ “Now the birth of Jesus Christ was as follows: After His mother Mary was betrothed to Joseph, before they came together, she was found with child of the Holy Spirit. Then Joseph her husband, being a just [man], and not wanting to make her a public example, was minded to put her away secretly. But while he thought about these things, behold, an angel of the Lord appeared to him in a dream, saying, “Joseph, son of David, do not be afraid to take to you Mary your wife, for that which is conceived in her is of the Holy Spirit” (Matthew 1.18-20).

La historia de una familia

Dios, el Creador del cielo y de la tierra, es el Padre de Jesús; José es el padre de la navidad y por una buena razón. La historia de navidad es una imagen perfecta de la única y verdadera familia, la familia de Dios, la familia genuina que se supone que representa la familia humana. Durante más de 1600 años, los más grandes teólogos han estado de acuerdo en que es infinitamente más noble y santo que un hombre engendre un hijo adoptivo que la semilla de su propia carne. La historia de la Navidad está llena de imágenes profundas, que revelan a los ojos iluminados la obra del Espíritu Santo en esa primera noche navideña hace tanto tiempo. ~ “Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre” (Lucas 2.16). El verdadero mensaje de la Navidad es poderoso. Todo lo que los cristianos tienen que hacer es decirlo como es. El mundo sería un lugar diferente si los cristianos vieran a la descendencia de la simiente divina como lo hizo José.

Un verdadero esposo

La mayoría de los hombres ignoran por completo o van tan lejos como para tratar de matar a la descendencia espiritual que sus esposas traen a casa por el Espíritu Santo, cuando llegan a casa y anuncian que Dios les ha dado un hijo ꟷnacido del Espíritu. ~ “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3.5,6). Joseph es un hombre de verdad, un padre verdadero, no un abortista. En lugar de dar el primer lugar a su propia simiente carnal, el producto de la carne muerta, José reconoce y estima la simiente divina nacida del Espíritu Santo y silenciosamente toma su lugar como un ‘padre virgen’ o un padre adoptivo del niño Jesús, apoyando a su esposa mientras se regocija y amamanta a su nueva prole espiritual hasta la madurez espiritual, amamantando al precioso hijo de Dios día a día con la leche pura y sin adulterar de la Palabra. ~ “Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1Pedro 2.2).

Madurez espiritual por la palabra

Todo niño nacido de la carne tiene una madre física, por lo que todo niño nacido del Espíritu de Dios, como la Virgen María, tiene una madre espiritual, que es miembro de la Iglesia, y un padrastro espiritual que sostiene, ayuda, y cuida de su casa (la iglesia). La Esposa de Cristo, prometida para casarse con el Mesías en la fiesta de bodas1 del Cordero es la Iglesia, compuesta de miembros individuales, que dan a luz por el Espíritu a todo hijo de Dios nacido de nuevo. ~ “Sino que os habéis acercado al monte de Sion…a la congregación de los primogénitos, la cual es madre de todos nosotros” (Hebreos 12.22,23; Gálatas 4.26). La Navidad es la historia de una familia; José, María y Jesús. Es la historia de un hombre que le da a Dios y la única familia verdadera el primer lugar en su vida, anteponiendo la progenie espiritual de Dios a su propia vanidad y sueños carnales. Es la historia de un hombre piadoso, llamado José, el padre2 de Jesús. Ningún hombre debe engendrar hijos carnales hasta que haya engendrado exitosamente hijos espirituales, hasta que haya agregado personas de manera auspiciosa al número de santos y los haya criados a la madurez espiritual a través de la palabra. ~ “Porque todo el que toma [sólo] leche, no es experto en la palabra…pero el alimento sólido es de los mayores de edad” (Hebreos 5.13,14).

El bebé en un pesebre

Si quieres encontrar la Navidad en tu casa, no se trata de decorar un árbol o comer pavo; se trata de sembrar la semilla de la palabra de Dios en el corazón (espíritu) de aquellos a quienes Dios te lleva hasta que Cristo (la semilla de la palabra) sea formado en ellos. Note cómo María concibe la Palabra de Dios, Jesucristo. ~ “Y el ángel respondió y le dijo: [El] Espíritu Santo vendrá sobre ti, y…el Santo que ha de nacer {–de ti} será llamado Hijo de Dios. Entonces María dijo: “¡He aquí la sierva del Señor! Hágase en mí según tu palabra”. Y el ángel se apartó de ella. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria, la gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Lucas 1.35,38; Juan 1.14). Es hora de volver a esa primera noche estrellada, volver a las frías y ventosas llanuras altas de Belén, volver al “Bebé envuelto en pañales, acostado en un pesebre,” volver a Jesús la Palabra de Dios3, ¡feliz Navidad!

Gálatas 4.19

Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros.

Notas

1. Apocalipsis 19.9

2. Lucas 2.48

3. Apocalipsis 19.13

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de La Santa Biblia Reina Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina 1960.

Usado con permiso. para obtener más recursos, visite www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *