Milagros Privados

El ministerio de Cristo como se registra en las Escrituras revela el impacto de las relaciones humanas en la capacidad espiritual de uno. La mayoría está familiarizada con los tres discípulos que formaron el círculo íntimo de asociados del ministerio de Jesús: Pedro, Santiago y Juan. Al principio, estos tres hombres aparecen simplemente como testigos o espectadores altamente privilegiados, pero después de un examen más detenido, queda claro que eran participantes activos, colaborando espiritualmente en la obra de muchos de los milagros más notables de Cristo. ~ “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos” (Marcos 9.2). No solo Pedro, Santiago y Juan eran más apreciados por Jesús que los otros nueve discípulos, sino que formaban una parte esencial del equipo del ministerio espiritual de Cristo, ayudando y fomentando el poder espiritual que hacía milagros. No es casualidad que Pedro, Santiago y Juan continuaron sus ministerios después de la resurrección de Cristo para ser las luces más brillantes de los doce apóstoles. Santiago fue el primer gran mártir, y Pedro y Juan escribieron libros del Nuevo Testamento y son bien conocidos por sus respectivos ministerios sobresalientes.

Milagros privados        

Primero, a medida que se lee el Nuevo Testamento, se hace evidente que una parte intrincada de los milagros de Cristo se realizó solo después de haberse separado de la proximidad de las personas mundanas, que no pueden resistir la presencia de espíritus malignos en sus vidas. Echemos un breve vistazo a algunos. ~ “ Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea… Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos” (Marcos 8.22,23,25). La Biblia nos dice que el pueblo de Betsaida fue el hogar de los discípulos Pedro, Andrés y Felipe, y que en otra ocasión, Jesús multiplicó milagrosamente cinco panes, alimentando a cinco mil personas en Betsaida. Así que al menos esta era un pueblo de tamaño formidable. Debe haberle llevado una cantidad considerable de tiempo ‘tomar a este ciego de la mano y llevarlo fuera de la ciudad.’

Manifestando la presencia divina

Aquí se ve cómo Jesús se separaba con frecuencia cuando hacía milagros, lo cual se registra en Escritura para nuestra instrucción. Echemos un vistazo a cómo Jesús resucitó a la hija de Jairo de entre los muertos. ~ “Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo, a Juan, y al padre y a la madre de la niña. Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta. Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate” (Lucas 8.51,53,54). Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, la Biblia enseña el efecto de las personas espirituales y malvadas sobre quienes las rodean. Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan con él porque se unieron con Él, formando un poderoso equipo espiritual juntos. Esto se registra en las Escrituras para enseñar el poder de la unidad espiritual. La divina presencia de Dios se manifiesta en la unidad espiritual de los santos. ~” De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18.18,19).

El poder de la santidad

Con la exclusión del evangelismo, la ley divina de la unidad espiritual debe ponerse en práctica en momentos de intensa guerra espiritual, y el poder de Dios se manifestará. Aquellos cristianos que no han podido romper el poder de Satanás sobre los miembros de su familia o iglesia deben examinarse a sí mismos para asegurarse de que no estén ‘compartiendo’ involuntariamente en los pecados de otros. La santidad era el secreto de la inmensa superioridad de Cristo sobre el diablo y sus agentes. ~ “No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro” (1Timoteo 5.22). La palabra ‘santo’ ὅσιος (Gr.) significa ‘ser apartado.’ La mayor manifestación del amor de Dios fue el poder del Espíritu salvando milagrosamente a las personas de la opresión de Satanás. Si quieres caminar en el poder de Dios, debes seguir de cerca los pasos de Pedro, Santiago y Juan y salir del mal que contamina el alma con la oscuridad de esta presente era maligna.

Levítico 26.7-8

Y perseguiréis a vuestros enemigos, y caerán a espada delante de vosotros. Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros.

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de La Santa Biblia Reina Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina 1960. Usado con permiso.

para obtener más recursos, visite www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published.