Caminar en el Espíritu

Demasiado a menudo fallamos en reconocer el hecho de que las primeras creyentes, las personas registradas en el Nuevo Testamento, eran cristianos mucho mejores que la mayoría de las personas que nombran el nombre de Jesús en la actualidad. ¿Cómo lo hicieron? Después de 2000 años de práctica, uno presumiría que ahora el cristianismo habría alcanzado lo que el Apóstol Pablo llamó ‘las riquezas de pleno entendimiento.’ Veamos lo que está escrito ~ “hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2.2-3). ¿Qué tipo de arma tortuosa de la oscuridad podría haber sido lo suficientemente poderosa como para impedir que tantos cristianos alcancen la madurez espiritual? Para ser justos, debe notarse que de vez en cuando a lo largo de la historia ha habido hombres y mujeres que han obtenido una estatura de piedad que fue atestiguada por grandes manifestaciones de Dios a través de la predicación, otros resucitando a los muertos o procurando una gran revelación espiritual, donde la convicción sobrenatural del Espíritu Santo cayó indiscriminadamente sobre miles de personas en los Grandes Avivamientos, y en un instante las masas en las calles se convirtieron de la oscuridad a la luz.

Crecimiento espiritual de los pioneros

Pero incluso estos han sido pocos y de corta duración. La mayoría de los primeros cristianos del Nuevo Testamento ni siquiera tenían una Biblia, el Nuevo Testamento no se completó hasta mediados del siglo III. Esto es exactamente lo que impulsó a estos pioneros de Cristo a crecer en el Espíritu — no tenían otra manera que aprender a caminar en el Espíritu. No había librerías religiosas con estantes y estantes de filosofía humana contradictoria para confundir y complicar las cosas. La única forma en que los primeros cristianos podían sobrevivir era caminar en el Espíritu, aprender a escuchar la voz de Dios y atesorar y poner en práctica cada fragmento de escritura que pudieran encontrar. Si los creyentes de hoy aprendieran a caminar en el Espíritu, disfrutarían de los mismos resultados. Veamos cómo dos versículos de las Escrituras junto con el Espíritu Santo son suficientes para, cuando se ponen en práctica, proyectar un verdadero discípulo de Cristo en la misma presencia de Dios y mantenerlo allí. El apóstol Juan escribe ~ “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1Juan 1.6-7).

Caminar en la luz

En el versículo 6, el Espíritu aclara la diferencia entre aquellos que son hijos genuinos de Dios y aquellos que no lo son. Este importante primer paso es algo que hoy se ha estado omitido por completo. Cuando los no creyentes son tratados de la misma manera que los cristianos en la iglesia, es fácil para los débiles y los jóvenes adoptar todo tipo de hábitos mundanos engañosos y destructivos que con el tiempo destruyen su fe. En el siguiente verso, leemos ~ “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1Juan 1.7). Cuando el Apóstol dice ‘andar en la luz,’ está diciendo que caminen en el Espíritu, en el conocimiento revelador que imparte el Espíritu Santo — esto es lo que la Biblia quiere decir cuando dice ‘caminar en el Espíritu.’ Como está escrito ~ “No andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Romanos 8.1). ¿Y cómo se logra esto? ¿Cómo se camina en el Espíritu? — Se realiza a través del conocimiento de la revelación que suministra el Espíritu Santo. El Espíritu Santo revela el conocimiento, el individuo ‘camina’ o se conduce según la información que recibió del Espíritu. La Biblia dice ~ “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu” (1Corintios 2.9-10). Observe que Juan dijo ~ “Si andamos en luz [revelación], como él está en luz [revelación], tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1Juan 1.7).

Conociendo a Dios

El conocimiento revelador del Espíritu Santo ‘ES la vida espiritual.’ Solo proviene de la comunión con Dios. Dijo que si uno tiene luz [revelación], esta persona tiene ‘comunión con Dios,’ que es lo que la Biblia llama ‘vida eterna.’ —  Cuando uno tiene contacto con Dios [comunión], este individuo tiene vida eterna, porque Dios mismo es la vida eterna. ~ “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación [juicio], más ha pasado de muerte a vida” (Juan 5.24). ¿Qué es la luz si no es el conocimiento? Y qué es el conocimiento de revelación si no es el conocimiento que ‘revela a Dios,’ lo cual produce comunión o ‘relación’ con Dios. Nadie puede tener una relación con Dios hasta que Él sea revelado, y cuando Dios es revelado por el Espíritu, esa persona está en una relación íntima con Dios y debido a esa relación ‘posee’ la vida eterna. ~ “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17.3).

Jeremías 9:23,24

Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová…porque estas cosas quiero, dice Jehová.

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de la La Santa Biblia Reina Valera© 1960. Usado con permiso.

www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *