Vida a travéz de la muerte

La muerte de un sueño, de una relación o de un negocio puede tener un efecto devastador y duradero; sin embargo, no tiene por qué ser así. El punto de vista de Dios sobre la muerte es muy diferente al nuestro. Debido a nuestra naturaleza caída, vemos la muerte como el final de algo, pero Dios la ve como el comienzo. La muerte es obra del enemigo, y si no es por otra razón que esa, el creyente puede estar seguro de que Dios siempre tiene un plan para traer vida a través de la muerte y destruir las obras del diablo a través de lo que parece ser una derrota absoluta, como la resurrección de Jesucristo lo demuestra claramente. ~ “Por tanto, puesto que los hijos han participado de carne y sangre, de igual manera él participó también de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el dominio sobre la muerte (éste es el diablo)” (Hebreos 2.14). La cruz nos enseña que no debemos temer a la muerte, sino celebrarla porque es la invitación de Dios a una victoria completamente nueva y mayor.

No te resistas a Dios

Una de las grandes paradojas de la vida espiritual es no comprender las leyes espirituales de Dios, por medio de las cuales Dios lleva a su pueblo a la victoria sobre el enemigo y contesta las oraciones de su pueblo. Esta fue la historia de los antiguos Israelitas, que no se tomaron el tiempo para aprender ‘los caminos’ de Dios de tratar con Su pueblo y hacer las cosas. ~ “A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo” (Hebreos 3.10,11). Como la mayoría de los malentendidos, hay pocas cosas más frustrantes para Padre e hijo, que orar por algo y luego confundir la obra de Dios con la obra del enemigo. Cuando esto sucede, el individuo termina resistiéndose a Dios mientras trabaja para responder a sus oraciones y darles las cosas que desean recibir. Esto es lo que le pasó a Pedro el discípulo. Jesús acababa de terminar de anunciar a sus discípulos que sufriría y moriría en la cruz.

¿Por qué la muerte?

Los doce discípulos aún no entendían el plan de Dios, que era destruir a Satanás a través de la muerte. ~ “Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo: !!Quítate de delante de mí, Satanás! porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Marcos 8.33). En la cruz, Dios le quitó el mayor armamento de Satanás y destruyó al príncipe de las tinieblas con su propia arma humillando lo. Ahora, Dios quiere que sigamos los pasos del maestro de Galilea haciendo lo mismo. ~ “Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal” (2Corintios 4.11). Dios siempre enfrentará a su pueblo con la muerte para darles la victoria porque la cruz y la muerte son el poder de Dios para la salvación. ~ “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios” (1Corintios 1.18).

Vida a través de la muerte

Al igual que los hijos de Israel, Dios los enfrentó cara a cara con la muerte, cuando quedaron atrapados entre el ataque del ejército de marcha del Faraón por un lado y el Mar Rojo por el otro. Como se indica en la escritura anterior, Dios los entregó a la muerte para inflamar su fe, de modo que el poder de Dios pudiera liberarse a través de ellos otorgándoles una victoria completa y decisiva sobre sus enemigos. Jesús hizo repetidamente lo mismo con sus discípulos, usando el batir de las olas del mar y el aullido de la tormenta para estimular su fe. ~ “Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: !Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?” (Lucas 8.24,25). La próxima vez que te encuentres entregado a la muerte y parezca que toda esperanza por tus sueños se ha perdido y enterrado, recuerda a Dios que siempre nos entrega a la muerte, para que el poder de la fe pueda trabajar y dar vida a través de la muerte a tu vida. sueños de las cenizas.

2Corintios 4.11-12

Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de la La Santa Biblia Reina Valera© 1960. Usado con permiso.

para obtener más recursos, visite www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published.