Pecados de obediencia

$1

¡Ayude a predicar el evangelio! Edifique su fe y edifique la Iglesia al mismo tiempo. El 100% de su compra se destina a llevar el mensaje de Jesús a las naciones del mundo. Gracias por permitir que otros escuchen las buenas nuevas de Jesucristo.

Nota: Se proporcionará un enlace al finalizar la compra mediante el cual se puede descargar el archivo PDF del blog en su dispositivo.

SKU: 26 Category:

Description

La obediencia por sí sola no puede salvar al hombre. El hombre nace en la naturaleza pecaminosa de Adán y no puede ser salvo hasta que reciba la naturaleza sin pecado de Dios. Incluso si toda la Ley de Moisés se obedeciera a la perfección, el individuo seguiría siendo un pecador injusto por naturaleza. En consecuencia, la obediencia ‘humana’ a la ley es simplemente el pecado de confiar en uno mismo en lugar de obedecer el plan de Dios de recrear al creyente con la naturaleza sin pecado de Dios. Esto es lo que se quiere decir cuando las Escrituras enseñan que el “árbol de las buenas obras”, del cual Adán comió en el Jardín del Edén, sólo puede producir la muerte eterna. ~ “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2.16-17).