No Ofendido

Él era ‘no-ofendible’. Incluso hasta el punto de clavarle clavos en las manos, ~ “Y Jesús decía: ‘Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen’” (Lucas 23.34). El pecado que Satanás usa para destruir las vidas de la mayoría de los cristianos es algo que la mayoría de los creyentes ni siquiera saben que es un pecado. No es porque la Biblia guarda silencio sobre el asunto. Mucho se escribe sobre este sutil dispositivo del enemigo; no obstante, es tan común entre los cristianos que la mayoría de las personas simplemente asumen que está bien porque ven que muchos otros lo practican. No obstante, en el ámbito espiritual es un arma letal por la cual el enemigo puede administrar veneno mortal directamente en el corazón de aquellos que no lo saben. ~ “Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones” (2Corintios 2.11). Jesús enseñó que el pecado de ‘ofensa’ fue la primera táctica elegida por Satanás para usar contra creyentes desprevenidos. Jesús reveló que el enemigo insidiosamente trae a las personas conflictivas con la intención específica de provocar al creyente a la contención y la ofensa. ~ “Estos son asimismo los que fueron sembrados en pedregales: los que cuando han oído la palabra, al momento la reciben con gozo; pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan [ofendido]” (Marcos 4.16-17).

Pecados mortales

En español, la palabra ‘tropiezo’ (ofensa) es la palabra griega “σκάνδαλον (skandalon),” que siempre se traduce como “ofensa” en la Biblia de la Versión Autorizada y significa un “disparador o gato” de trampa o una “provocación” al pecado. En resumen, significa que el diablo planificará estratégicamente y ejecutará la mejor provocación posible para desalentar y enfurecer al joven cristiano con el propósito diseñado de incitar al individuo a cometer pecados mortales de odio, falta de perdón y venganza. El diablo sabe que la única ley pendiente para el creyente en el Nuevo Testamento es la ley del amor,¹ por lo que su herramienta más exitosa contra el creyente es sacarlo del amor y llevarlo a una enemistad absoluta, lo cual ha tenido éxito fácilmente contra demasiado de los cristianos. El Apóstol escribe ~ “Y manifiestas son las obras de la carne [Satanás], que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones… acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gálatas 5.19-23).

Cristianos contemporáneos

El fruto espiritual de ‘templanza’ (control propio) y el amor eventualmente liberará al hijo de Dios de la trampa de la ofensa de Satanás; sin embargo, el diablo sabe que requiere tiempo para que el creyente desarrolle los frutos del Espíritu. El verdadero cristiano tiene solo un² enemigo, el diablo, y practica las palabras del Mesías, quien dijo — ~ “Vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen” (Lucas 6.27). La mayoría de los cristianos contemporáneos tienen una larga lista de enemigos, de los cuales calumnian abiertamente incluso en la Iglesia en presencia de otras ovejas, lo que agrega el pecado de ‘división’ al pecado de ofensa. En tales casos, el mandato bíblico es claro. ~ “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Romanos 16.17).

La trampa de Satanás

Cuando se encuentra a alguien que está atrapado en ‘el lazo del diablo,’ recuerde que la escritura dice que tal individuo está bajo el control de Satanás. ~ “Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso [enemistosos], sino amable para con todos… y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él” (2Timoteo 2.24-26). En la sociedad moderna se ha puesto de moda ofenderse. Si no compartes la agenda política de alguien, ahora está ‘de moda’ que la persona se vuelva ‘ofendida’ como una forma sutil de protesta. Pero, ~ “Cuando fueres a la casa de Dios, guarda tu pie; y acércate más para oír que para ofrecer el sacrificio de los necios; porque no saben que hacen mal” (Eclesiastés 5.1). Hay mucho que decir acerca de este ‘pecado desconocido’ en las escrituras; sin embargo, basta concluir con esto: la ofensa no es más que una “excusa” para odiar y atacar en lugar de amar y perdonar—Jesús nunca se ofendió. Él ‘no pudo estar ofendido’ no importa qué tan grave ere la provocación,’ y también los que lo siguen.

Salmos 119.165 

Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo.

Notas

1. Efesios 6.12

2. Juan 13.34

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de la La Santa Biblia Reina Valera© 1960. Usado con permiso.

www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *