Hijos de luz

La luz es la fuente de toda la vida en el mundo natural, y así es en el reino del Espíritu. La luz produce vida y la oscuridad produce muerte. La Biblia llama a los creyentes ‘hijos de luz.’ ~ “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas” (1Tesalonicenses 5.5). Esto significa que los hijos del Reino de los Cielos son hijos del ‘conocimiento de la revelación,’ hijos de la Palabra revelada de Dios. Sin embargo, a medida que el tiempo se acerca cada vez más al regreso de Cristo, la oscuridad espiritual se vuelve cada vez más oscura. La Biblia dice que los últimos días de la presente dispensación se caracterizarán por una densa oscuridad espiritual. ~ “El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto” (Hechos 2.20).

La luz de las escrituras

Más que nunca, las multitudes perdidas están buscando la luz vivificante de la palabra de Dios. Esta es la gran1 apostasía, que se profetiza que vendrá sobre la Iglesia en los últimos días. La mayor parte de la Iglesia se alejará de Cristo, pero un pequeño remanente será salvo. ~ “He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán” (Amos 8.11-12). La palabra de Dios imparte vida espiritual cuando es predicada por hombres y mujeres ungidos del Espíritu Santo. Más que nunca antes los hijos de Dios tienen hambre y sed de la palabra ungida, que se revela por la luz del Espíritu. La palabra ‘luz’ en las escrituras se refiere a ‘Revelación,’ entendimiento espiritual. Jesús dijo que fue la luz de la palabra de Dios la que dio vida espiritual al hombre. ~ “En el principio era el Verbo [Cristo], y… en él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1.1,4).

Los ‘cristianos’ sin vida

La estatura espiritual del creyente está determinada por la cantidad de conocimiento revelado que ha recibido del Espíritu Santo. Gracias a Dios por los ministros ungidos que Dios ha enviado a su Iglesia. Cuando la Palabra de Dios es predicada por el poder del Espíritu Santo, el Espíritu Santo imparte vida divina a aquellos que tienen el corazón abierto. Es por la presencia manifiesta de Dios por la palabra ungida — Jesús dijo: “la vida era la luz.” Los cristianos que no tienen vida es porque no tienen luz. Cuando el Espíritu está presente impartiendo conocimiento de revelación por la Palabra de Dios, esa palabra está saturada con la vida y poder de Dios. Los oyentes de la palabra se transforman, se cambian, se impactan, a medida que la palabra entra en su corazón, difundiendo la vida divina en su espíritu.

Conocimiento vivificante

Esto es lo que le sucedió a la gente de Cesarea mientras escuchaban la palabra ungida predicada por el Apóstol Pedro. ~ “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso” (Hechos 10.44). Millones de los hijos de Dios ya han perecido porque no había enseñase por revelación de la palabra de Dios. Podían escuchar la palabra con sus oídos y verla con sus ojos, pero no había luz, ninguna revelación de la palabra que da vida por el Espíritu Santo. El apóstol Pablo dijo: ~ “El cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica” (2Corintios 3.6).

Verdadera trasformación

Es la palabra ‘ungida’ que da vida; la Biblia predicada sin revelación espiritual ‘mata.’ Los sacerdotes judíos predicaron las mismas escrituras que Jesús predicó, pero sus palabras ministraron la muerte espiritual porque no había unción en ellas. Hablando a los sacerdotes, Jesús dijo ~ “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimo” (Juan 5.39).  Y así es hoy, tienen un conocimiento carnal de las Escrituras, pero ninguna revelación vivificante para el Espíritu Santo. Los sacerdotes religiosos de la época de Jesús no tenían unción porque no tenían la ‘relación’ con el Espíritu Santo. Jesús dijo que ‘luz es vida,’ lo que significa que ‘revelación’ viene de ‘relación’. La única luz (revelación) proviene de la vida – relación personal – de Cristo. Identifica desde dónde te está hablando Dios porque ahí es donde te ha colocado. Conéctate a ese ministerio y no dejes que nada te separe de allí porque ahí es donde crecerás y madurarás en el espíritu. Comienza a pasar tiempo meditando a la luz de la vida. Como Moisés, cuyo rostro brillaba2 con la luz del cielo porque pasó cuarenta días en la montaña a solas con Dios, para que tu vida cambie de la oscuridad a la luz mientras dejas que Dios te transforme en un hijo de luz.

1Juan 1.5

Éste es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.

Notas

1. 2Tesalonicenses 2.3

2. Éxodo 34.26

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de la La Santa Biblia Reina Valera© 1960. Usado con permiso.

www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga un click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *