El entrenador de vida

Cada persona individual trae a la mesa un conjunto único de circunstancias y necesidades que evolucionan y cambian continuamente. No hay mejor fuente de conocimiento e información para navegar por el laberinto de la vida que la Biblia, que es el mayor tesoro de sabiduría del mundo. Para asegurarse de que cada uno de Sus hijos comprenda correctamente los preceptos y los estatutos establecidos en las Escrituras, Dios no lo ha dejado al destino. Él ha asignado un ‘Entrenador (Coach) personal de vida’ al creyente para garantizar que no sea engañado por el enemigo, ni desviado por el mundo, sino que esté perfectamente consciente de la voluntad de Dios y las provisiones de Dios, que aseguran la victoria sobre el enemigo. ~ Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Juan 16.13).

Ministerios del Espíritu

Como suele ser el caso con Dios, todo lo que hace siempre se hace de la manera más sobresaliente y generosa. Por lo tanto, no es sorprendente que Él no solo encargue nada menos que al Espíritu Santo (Dios mismo), además, el Señor Jesucristo también se hace presente y espera para atender todas nuestras consultas. Disfrutamos el cumplimiento de la promesa de Jesús. ~ “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré” (Juan 16.7). Los discípulos no obtuvieron ninguno de los beneficios que nos brinda el ministerio de Coaching del Espíritu Santo. Podrían hacerle preguntas a Jesús de vez en cuando; sin embargo, a pesar de que el Mesías estaba físicamente cerca, no estaba disponible para ellos 24/7, como es nuestro caso. Tampoco los Doce disfrutaron de la ventaja que tantos dan por sentado — el Nuevo Testamento escrito en la sangre del Resucitado Señor de Señores y el Rey de los Reyes. Nuestro ‘Coach de vida’ se pone a disposición del cristiano en la dispensación actual, que incluye los ministerios activos del Espíritu Santo, el Señor Jesucristo y la Palabra Viva de Dios. Aún así, a pesar de todas estas ventajas, el enemigo ha cegado con éxito los corazones y las mentes de algunos de los hijos de Dios. ~ “Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4.18).

El cristiano gobernado por los sentidos

Estos son esos niños ciegos que aún no han aprendido la diferencia entre la voz del Espíritu y el falso susurro de la serpiente, que es el dialecto de los ‘sentimientos’ (la carne). Este es el ‘sentimiento cristiano.’ El niño que aún no ha aprendido el lenguaje del Espíritu de Dios, por lo que debe confiar en sus sentimientos, sus sentidos carnales para guiarlo. Cuando va a una reunión, toda su perspectiva de la esfera espiritual depende del estado de sus ‘emociones’ en este momento particular. Con mucho gusto sigue a otras personas, pero nunca sigue a Dios. Si su carne ha sido gratificada con un intercambio de bromas habituales, un ambiente agradable y una porción de canapés y refrescos; está seguro de confirmar que ‘sintió’ la presencia de Dios, cuando de hecho Dios lo estaba llamando todo el tiempo a una relación más íntima y cercana. Pero, ¿cómo, se queja, es distinguir la voz del Espíritu de los propios sentimientos o pensamientos? ~ “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4.12).

Discernimiento espiritual

Todo se reduce a cuánto de la palabra viva se toma el tiempo para sembrar en su corazón. El cristiano carnal nunca tiene tiempo para cosas triviales como la lectura y la meditación de la palabra de Dios. Esta persona ‘tiene una vida (carnal) para vivir.’ Él no sabe que la palabra de Dios está ‘viva’ porque está llena del Espíritu Santo. Mientras más de la palabra de Dios habita en el corazón, más fuerte se escucha la voz del Espíritu: “… discernir activamente entre los pensamientos de la mente y los pensamientos del corazón (espíritu).” Caminar en el espíritu no es más que identificar la diferencia entre los propios pensamientos y sentimientos, en oposición a los ‘pensamientos de su corazón,’ su espíritu renacido que está en constante comunión con su propio coach personal de vida.

Juan 14.26

Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

© L. Jonathan Blais 2021 Todos los derechos reservados. Escritura tomada de la La Santa Biblia Reina Valera© 1960. Usado con permiso. www.iglesiavictoriaenlaroca.com

Haga click aquí

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *